UN AÑO EN LA VIDA DE UNA DELICIOSA PATATA

Nuestras patatas McCain no son exactamente iguales a las demás.
Les gusta la vida y se sienten bien en su piel, a gusto consigo mismas.
Te gustaría ser una de nuestras patatas.

9 pasos para crear la patata perfecta.

Sigue la patata
OCTUBRE
MARZO
MAYO
JUNIO
JULIO
AGOSTO
SEPTIEMBRE
OCTUBRE
NOVIEMBRE
FEBRERO
ABRIL
SIGUIENTE AÑO
1. PREPARAMOS LA TIERRA 2. PLANTAMOS 3. PRIMEROS BROTES 4. EL TUBÉRCULO CRECE Y FLORECE 5. RIEGO 6. PROTECCIÓN Y CONTROL PERMANTE
DE LA COSECHA
7. SIEGA O DEFOLIACIÓN 8. RECOLECCIÓN O COSECHA 9. ALMACENAJE
A nuestras patatas les gustan los suelos fértiles, así que las mimamos. En McCain preparamos cuidadosamente la tierra antes de plantar. Con mucha materia orgánica y una tierra muy fina, libre de piedras. Para preservar la calidad de nuestras tierras, rotamos los campos cultivados.

¿Qué te parece? ¿A que las mimamos?
Y todavía hay más.
¡No todas las patatas pueden llegar a ser una patata McCain!
Hacemos una cuidadosa selección de semillas: Usamos solo las que están certificadas y seleccionamos las mejores variables para garantizar el sabor y la calidad constante durante todo el año. De las más de 1.600 variedades que existen en Europa, solo usamos 15 de ellas.
McCain tiene una relación muy estrecha y de confianza con los agricultores para garantizar la calidad, la seguridad y el volumen de patatas.
McCain tambien trabaja conjuntamente con los agricultores para asegurar que el medio ambiente se respeta en todo momento del proceso. Usar la variedad de patata adecuada y eligir la tierra adecuada es parte de nuestra "buenas prácticas" de agricultura.

Ahora que ya tenemos las semillas en la tierra, ¡empieza lo divertido!
¿tienes idea de lo que viene ahora?
Empiezan a crecer pequeñas patatas.
Las raices se empiezan a desarrollar y emergen pequeñas hojas sobre la tierra.
Venga, ¿a qué esperas? ¡A crecer patata!
¡Nuestras patatas tienen prisa por crecer!. Apenas pueden esperar para ver el sol y convertirse en deliciosas patatas fritas. En esta etapa, las raices han profundizado y están formándose los tubérculos. Pronto empiezan a aparecer las primeras flores.

¿No es precioso? ¡Flores! ¿Qué piensas que pasa despues? ¿un ramo quizás? ejem.... no estoy muy seguro....
¡Aquí empieza a hacer calor!
Para que la planta pueda crecer como conviene, la tierra no puede estar ni muy mojada ni demasiado seca. ¡Hay que encontrar el punto de equilibrio!
Nuestras patatas están creciendo. Pronto serán unas señoras patatas. Vamos a ver que pasa en esta última etapa de su crecimiento.
Durante este último periodo, los hombres de campo, agrónomos de McCain, cuidan especialmente de cerca las plantas. Se convierte en "superman" de los campos de patata.
Cuidan de las plantas, revisando sus necesidades de agua y advirtiendo a los agricultores de cualquier señal a fin de evitar plagas o enfermedades.
Se cuenta incluso, que una vez se vio a uno de estos hombre hablando con una patata..... Oyeee... esto lo convierte en el primer "susurrador" de patatas¿?

Ahora prepárate, el siguiente paso no es apto para corazones débiles. Pero no, no querríamos que la historia tuviera un mal final...
En esta etapa se siega la parte de la planta que está al aire, es decir, se quita el follaje. Con este proceso se persiguen dos objetivos, por una parte, favorecer el engrosamiento de los tubérculos, y por otra parte, eliminar el follaje que molestaría en el momento de la recolección.

¿Sabes ya qué viene ahora? Ya sabemos que estás deseando poder tener las patatas ya fritas para comertelas, pero lo siento... todavía queda un poco...
¡Por fin llega el momento de recolectar!
Las patatas están ya completamente maduras y listas para ser recolectadas. Están llenas de agua (80%) lo que las hace deliciosas para ser patatas fritas. Se cosechan cuidadosamente para ser almacenadas-

Lamentablemente llegamos , estamos llegando al final de la historia.
Todas las cosas llegan a su fin, asi es la vida, ¡incluso la vida de la patata!
Una historia acaba y otra empieza, pero primero las patatas tienen que relajarse un poco.

¡Qué buena vida tiene!
Nuestras condiciones de almacenamiento son óptimas. Queremos que nuestas patatas se sientan como en casa y evitarles cualquier daño. Se almacenan en condiciones especiales para evitarles el frío y conservarlas a una temperatura constante.
Nuestros especialistas en patata, los agrónomos, vigilan constantemente para que se cumplan las condiciones de temperatura y grado de humedad.
Además, como las patatas son muy sensibles al trasporte, por lo que nuestras fábricas están localizadas lo más cerca posible de los campos para que los trayectos sean cortos y las patatas no sufran ningún daño.